La vida es sueño

 

 
Con cada vez que te veo nueva admiración me das, y cuando te miro más, aun más mirarte deseo.
 
Mandásteme que esperase aquí a Astolfo, y le pidiese un retrato de tu parte.
     
 
Ya estoy, príncipe, a tus plantas: sea dellas blanca alfombra esta nieve de mis canas.
 
¡Felicidades! -- Se acabó la obra y fue un gran triunfo

 
Acudid todos, presto, que matan a Clotaldo.
 
Levanta, levanta, padre, del suelo; que tú has de ser norte y guía de quien fíe mis aciertos.

Volver a la lista de obras